Chelation for the Plant Nation / Quelación para la nación vegetal

Elements in soils & plants.


Of the seventeen essential plant nutrients, fourteen are acquired directly from the soil. These fourteen essential nutrients make up a miniscule 4% to 5% of plant matter, but without all of them a plant could not complete its lifecycle. Plant nutrients are separated into ‘macro-‘ and ‘micro-nutrients’ based on their relative abundance in plant tissue. Micronutrients are those found in concentrations less than 100 ppm in plant tissues. Natural soils typically have sufficient total amounts of each micronutrient, but conditions and element properties limit availability for root absorption and plant utilization. In some places the parent material (rock) that the soil developed from is deficient in some elements and fertilization is essential to meet crop demands. 


Numerous factors limit nutrient availability in soil, including: soil moisture and aeration levels, texture (the relative amounts of sand, silt and clay), organic matter content, pH, temperature, abundance of other nutrients, heavy metal content, bicarbonate content, and biological activity. This myriad of factors limits plant growth, not because the nutrient isn’t present, but in a form unavailable to plants. In soilless and hydroponic systems several of the same factors limit nutrient availability. 


Under artificial growing conditions it is largely nutrient imbalance, high concentrations of other nutrients in solution and high solution and media pH that negatively affect availability of the micronutrients iron, copper, manganese and zinc. In soilless systems plants are grown in an inert media and all nutrients are supplied dissolved in water. Assuming initial nutrient concentrations are correct, imbalances can occur when nutrients accumulate in the growing media and solutions in recirculating systems are not changed frequently enough (every 1 to 2 weeks). Nutrient solution pH and media pH will change over time as the balance of nutrients changes and roots excrete pH altering compounds. 


Increasing pH corresponds with decreasing availability of iron, copper, manganese and zinc. This is partially why hydroponic nutrient solutions should be between 5.5 and 6.5 and optimum pH for garden soils is 6.2 to 6.7. This is the pH range with the highest availability for the entire range of essential plant nutrients. For example, above pH 4 each unit of increase in pH decreases iron solubility by a factor of about 1000. If the pH is too low availability of these metals may become so high that toxicity becomes a concern.


As growers we manage our gardens to match nutrient availability with crop demand, but some things are beyond our control. Outdoor growers are limited by the soil and climate nature provides and indoor growers balance the pros and cons when selecting a production system. Despite our best efforts to create ideal conditions, the nature of some metal nutrients precipitates the need for chelation. 


Nature of metal elements.


It isn’t a coincidence that very reactive metals, which are easily immobilized in soils and nutrient solutions are also essential plant nutrients. Iron, copper, zinc and manganese are all multi-valence cations, meaning they have a strong positive charge, attracting them to counter anions having a negative charge. Oxygen and hydroxide ions (OH-) react strongly with these metals, forming insoluble precipitates. The abundance of hydroxide in solution is directly related to pH, where hydroxide concentrations increase tenfold with each pH unit increase. This is why maintaining solution pH in the optimal range is so important in hydroponics. 


Other negatively charged nutrients, like sulphate (SO42-) and phosphate (PO43-) also react strongly with these metals, compounding the issue with reduced plant availability of multiple nutrients.  While pH is key to nutrient solubility in hydroponic solutions, the abundance of positive and negatively charged nutrients is also a factor, as ions with opposing charges are more likely to come in contact. Growers pushing nutrient solution concentration (measured as EC) to boost yields risk fall out; the precipitation of nutrients into unavailable forms.


It is the reactive nature of metal nutrients that make them useful for plant growth. Inside the plant iron, copper, zinc and manganese are involved in energy transfer (redox reactions), and enzyme reactions facilitating the synthesis of proteins, DNA and other metabolites. Plants have evolved techniques for solubilizing soil nutrients for absorption and internal transport. In fact, scientists, growers and fertilizer formulators have learned from plants and animals the best strategies for delivering these nutrients using chelation.


Chelation in nature.


Chelation is found extensively in nature and is used by both plants and animals for the handling of reactive metals that are essential for biological activity. In animals, hemoglobin is an iron chelator, keeping this element isolated for transport through the blood stream. Plants produce chelators such as mugineic acid, oxalic acid, citric acid and others to chaperone micronutrients to their destination. To access insoluble soil nutrients, plants use numerous strategies, including root exudation of hydrogen ions and siderophores. The release of hydrogen ions (H+) facilitates different nutrient absorption strategies, but in this context, it lowers soil pH near the root to solubilize nutrients. Siderophores are chelators that when released cleave tightly bound nutrients from their anchors and escort them to the root surface for absorption. Plants species that are adapted to soils with a pH above seven, notably those in the grass family, such as barley, produce very effective iron solubilising siderophores. Conversely, those species that grow in acid soils with higher iron solubility will experience deficiency when grown in high pH soils. Production of siderophores is upregulated under conditions of nutrient deficiency and may not be produced at all when nutrients are readily available. Bacteria and fungi also produce siderophores to satisfy nutritional demands. Minerals chelated by microorganisms can be utilized by plants and vice versa. 


As any internet search will reveal, chelate is a Greek word for ‘claw’. Chelates, also known as ligands, are soluble chemical compounds that envelop, or as the name suggests, wrap their claws around the metal ion to protect it from reacting with other molecules. Think of a chelate like an invisibility cloak. Chelated nutrients remain in solution so they can travel to and be absorbed by roots.


The term chelate and complex are often falsely used interchangeably. A complex is a molecule that forms a chemical bond with an element but does not have the same isolation properties as a chelate. In a complex part of the bonded nutrient is exposed to reactions with other molecules, making complexes less stable than chelates.

Scientists do not completely understand the fate of chelates. It is believed that natural chelators release the target nutrient at the surface of the organism for absorption, freeing the chelate to bind with another element. However, the fate of chelates is not that simple. There is evidence that plants and microorganisms also absorb the nutrient in chelated form. The nutrient is either translocated directly in chelated form or transferred to a different chelator for internal transport. How organisms interact with chelators depends on the chelate, the nutrient being chelated and the species using the chelate. The life expectancy of chelators in the soil is subject to numerous biological and chemical forces and all will eventually decompose, requiring continuous release of new chelates. 


Human applications for chelators.


Chelating reactions were first discovered over 100 years ago. This discovery led to many applications for natural chelators and the development of numerous synthetic chelators. The first applications addressed human and animal health. Chelated mineral supplements have much higher efficacy compared to consumption of raw, insoluble minerals. Chelated iron was one of the earliest examples. Today many foods are fortified with chelated nutrients. It wasn’t until the 1950’s that iron chelates were first applied to plants to address nutrient deficiency. 

Chelators are ideal for addressing deficiency of reactive nutrients, but they can also help remedy toxic concentrations. Metal chelation therapy is the use of chelators to flush accumulated heavy metal toxins from the body. Similarly, chelators are being used to increase plant absorption of heavy metals in phytoremediation projects. Nowadays chelators are used in many industrial processes and products we consume, including soaps and detergents. Being so pervasive, the implications of chelators, especially persistent synthetic chelators, is of uncertain environmental concern and the subject of much inquiry.


Synthetic and Natural Chelates.


Several synthetic chelators have been developed, but the most commonly used in plant nutrition are EDTA, DTPA and EDDHA. Each of these has a different pH stability range, making them suitable for different conditions. EDTA is a very effective and stable chelator in the pH range of hydroponic solutions and most garden soils. Above pH 6.5 EDTA starts to dissociate. For high pH and calcareous soils EDDHA is a better, though costlier option. Compared to natural chelators, synthetic chelates tend to be more stable and resistant to decomposition. Early research suggested that plants do not absorb synthetic chelates, but that the chelated element is released at the root surface, meaning that a single chelator application could have an enduring effect. However, this is not true. Plants do absorb synthetic chelators and their breakdown products. However, the majority of chelated micronutrients are not absorbed with their chelator as plant tissue concentrations of the chelated element do not equal chelator concentration. Soil biology breakdown synthetic chelators and under sterile conditions chelators will persist much longer in the growing media.


As previously mentioned, there are a number of natural chelators and several have become commercial products. In recent years amino acids chelates have become all the rage in agriculture. The use of amino acid chelated nutrients for human and animal health have been around since the 1960’s but use in agriculture is very recent. 


Not all amino acid chelates on the market are the same. An effective chelator must be soluble, plant available and form strong bonds. Not all amino acids satisfy these criteria as they vary greatly in size and bonding strength. Small amino acids that can be easily absorbed by plant roots, such as glycine show higher efficacy. Since amino acids – protein building blocks – are derived from plants, used by plants and readily decomposed by soil microorganisms they can be an excellent, environmentally friendly option. It has also been found that plants can use amino acids as a nitrogen source, giving additional fertilizer value. There is very good evidence that amino acid chelates are as effective if not more so compared to synthetic chelates. However, there is a lack of good science-based data and many studies have shown conflicting results. The inconsistency is likely due to differences in the types of amino acids, growing conditions and plant species. Many amino chelated products are not actual chelates, but weaker complexes. More research is needed to identify the bounds of amino chelate efficacy.


Fulvic acids are another natural substance used to increase nutrient availability and absorption. Fulvic acids are more like complexes than chelates. As with amino acids, not all fulvic acids are the same. They are a group of organic acids classified by their weight and solubility. Fulvic acids are relatively stable products of decomposition. A finished compost pile will contain some fulvic acid, but the vast majority of products on the market are fractions of organic matter from ancient deposits called Leonardite. The fulvic component is isolated from the larger molecular weight humic acids. Low molecular weight fulvic acids stimulate nutrient cycling and increase availability. They help to keep nutrients in an available form, can be absorbed by plant roots, and are a food source for soil microbes that assist with the turn over of nutrients.


While micronutrients are only required in small amounts by plants, without them life could not exist. In garden soils micronutrient deficiencies are most often due to limited availability, not inadequate soil stocks. In hydroponics, supply is more often the cause, though conditions in the growing media and nutrient imbalances might be inducing deficiencies. Adding more of a nutrient may actually exacerbate a deficiency or induce others if the cause is not accurately diagnosed. When treating an actual deficiency of iron, zinc, copper or manganese choose a chelated form to maintain solubility and rapid plant absorption. Foliar applications of chelated micronutrients are the quickest way to remedy a deficiency. Deficiencies are already advanced and yield reduced by the time visual symptoms are expressed. Closely monitoring changes in nutrient solution and media pH and electrical conductivity will help avoid costly deficiencies before they happen.


-


Elementos en suelos y plantas.


De los diecisiete nutrientes vegetales esenciales, catorce se adquieren directamente del suelo. Estos catorce nutrientes esenciales constituyen un minúsculo 4% a 5% de la materia vegetal, pero sin ellos una planta no podría completar su ciclo de vida. Los nutrientes de las plantas se separan en "macro-" y "micro-nutrientes" basados en su relativa abundancia en el tejido vegetal. Los micronutrientes son aquellos que se encuentran en concentraciones inferiores a 100 ppm en los tejidos de las plantas. Los suelos naturales suelen tener cantidades totales suficientes de cada micronutriente, pero las condiciones y las propiedades de los elementos limitan la disponibilidad para la absorción de las raíces y la utilización de las plantas. En algunos lugares el material parental (roca) del que se desarrolló el suelo es deficiente en algunos elementos y la fertilización es esencial para satisfacer las demandas de los cultivos.


Numerosos factores limitan la disponibilidad de nutrientes en el suelo, entre ellos: los niveles de humedad y de oxigenación del suelo, la textura (las cantidades relativas de arena, limo y arcilla), el contenido de materia orgánica, el pH, la temperatura, la abundancia de otros nutrientes, el contenido de metales pesados, el contenido de bicarbonato y la actividad biológica. Esta multitud de factores limita el crecimiento de las plantas, no porque el nutriente no esté presente, sino porque no está disponible para las plantas. En los sistemas sin tierra e hidropónicos varios de los mismos factores limitan la disponibilidad de nutrientes.


En condiciones de cultivo artificial es en gran medida el desequilibrio de nutrientes, las altas concentraciones de otros nutrientes en la solución y el elevado pH de la misma y del medio lo que afecta negativamente a la disponibilidad de los micronutrientes hierro, cobre, manganeso y zinc. En los sistemas sin tierra, las plantas crecen en un medio inerte y todos los nutrientes se suministran disueltos en agua. Suponiendo que las concentraciones iniciales de nutrientes sean correctas, pueden producirse desequilibrios cuando éstos se acumulan en los medios de cultivo y las soluciones en los sistemas de recirculación no se cambian con suficiente frecuencia (cada 1 ó 2 semanas). El pH de la solución de nutrientes y el pH medio cambiarán con el tiempo a medida que el equilibrio de los nutrientes cambie y las raíces excretan compuestos que los alteren.


El aumento del pH se corresponde con la disminución de la disponibilidad de hierro, cobre, manganeso y zinc. Esto es en parte la razón por la que las soluciones de nutrientes hidropónicos deben estar entre 5.5 y 6.5 y el pH óptimo para los suelos de los jardines es de 6.2 a 6.7. Este es el rango de pH con mayor disponibilidad para toda la gama de nutrientes esenciales para las plantas. Por ejemplo, por encima de pH 4 cada unidad de aumento de pH disminuye la solubilidad del hierro en un factor de aproximadamente 1000. Si el pH es demasiado bajo, la disponibilidad de estos metales puede llegar a ser tan alta que la toxicidad se convierte en una preocupación.


Como cultivadores, administramos nuestros jardines para ajustar la disponibilidad de nutrientes a la demanda de los cultivos, pero algunas cosas están fuera de nuestro control. Los cultivadores de exterior están limitados por el suelo y el clima que la naturaleza proporciona y los de interior equilibran los pros y los contras al seleccionar un sistema de producción. A pesar de nuestros mejores esfuerzos para crear condiciones ideales, la naturaleza de algunos nutrientes metálicos precipita la necesidad de quelación.

Naturaleza de los elementos metálicos.


No es una coincidencia que los metales muy reactivos, que se inmovilizan fácilmente en el suelo y en las soluciones de nutrientes, sean también nutrientes esenciales para las plantas. El hierro, el cobre, el zinc y el manganeso son cationes de múltiples valencias, lo que significa que tienen una fuerte carga positiva, atrayéndolos para contrarrestar a los aniones que tienen una carga negativa. El oxígeno y los iones de hidróxido (OH-) reaccionan fuertemente con estos metales, formando precipitados insolubles. La abundancia de hidróxido en la solución está directamente relacionada con el pH, donde las concentraciones de hidróxido aumentan diez veces con cada incremento de la unidad de pH. Por eso es tan importante mantener el pH de la solución en el rango óptimo en la hidroponía.

Otros nutrientes cargados negativamente, como el sulfato (SO42-) y el fosfato (PO43-) también reaccionan fuertemente con estos metales, agravando el problema con la reducción de la disponibilidad de múltiples nutrientes para las plantas. Si bien el pH es clave para la solubilidad de los nutrientes en las soluciones hidropónicas, la abundancia de nutrientes con carga positiva y negativa también es un factor, ya que es más probable que los iones con cargas opuestas entren en contacto. Los agricultores que impulsan la concentración de la solución de nutrientes (medida como EC) para aumentar su rendimiento corren el riesgo de fracasar; la precipitación de los nutrientes en formas no disponibles.


Es la naturaleza reactiva de los nutrientes metálicos lo que los hace útiles para el crecimiento de las plantas. En el interior de la planta, el hierro, el cobre, el zinc y el manganeso participan en la transferencia de energía (reacciones redox) y en reacciones enzimáticas que facilitan la síntesis de proteínas, ADN y otros metabolitos. Las plantas han desarrollado técnicas para solubilizar los nutrientes del suelo para su absorción y transporte interno. De hecho, los científicos, los agricultores y los formuladores de fertilizantes han aprendido de las plantas y los animales las mejores estrategias para suministrar estos nutrientes mediante la quelación.


Quelación en la naturaleza.


La quelación se halla muy extendida en la naturaleza y es utilizada tanto por plantas como por animales para la manipulación de metales reactivos esenciales para la actividad biológica. En los animales, la hemoglobina es un quelante del hierro, que mantiene este elemento aislado para su transporte a través del torrente sanguíneo. Las plantas producen quelantes como el ácido mugínico, el ácido oxálico, el ácido cítrico y otros para acompañar a los micronutrientes hasta su destino. Para acceder a los nutrientes insolubles del suelo, las plantas utilizan numerosas estrategias, incluida la exudación de los iones de hidrógeno y los sideróforos en las raíces. La liberación de iones de hidrógeno (H+) facilita diferentes estrategias de absorción de nutrientes, pero en este contexto, reduce el pH del suelo cerca de la raíz para solubilizar los nutrientes. Los sideróforos son quelantes que al ser liberados se adhieren firmemente a los nutrientes de sus raíces y los acompañan a la superficie para su absorción. Las especies de plantas adaptadas a los suelos con un pH superior a siete, en particular las de la familia de las gramíneas, como la cebada, producen sideróforos muy eficaces para la solubilización del hierro. Por el contrario, las especies que crecen en suelos ácidos con mayor solubilidad de hierro experimentarán una deficiencia cuando crezcan en suelos de pH alto. La producción de sideróforos se incrementa en condiciones de deficiencia de nutrientes y puede no producirse en absoluto cuando éstos están fácilmente disponibles. Las bacterias y los hongos también producen sideróforos para satisfacer las demandas nutricionales. Los minerales quelatados por microorganismos pueden utilizarse para las plantas y viceversa.


Como cualquier búsqueda en Internet revelará, quelato es una palabra griega que significa "garra". Los quelatos, también conocidos como ligandos, son compuestos químicos solubles que envuelven, o como su nombre lo dice, envuelven con sus garras al ión de metal para protegerlo de la reacción con otras moléculas. Piense en un quelato como una capa de invisibilidad. Los nutrientes de los quelatos permanecen en la solución para que puedan viajar y ser absorbidos por las raíces.

El término quelato y compuesto a menudo se usan falsamente de manera intercambiable. Un compuesto es una molécula que forma un enlace químico con un elemento pero no tiene las mismas propiedades de aislamiento que un quelato. En una parte compuesta el nutriente unido se expone a reacciones con otras moléculas, lo que hace que los compuestos sean menos estables que los quelatos.

Los científicos no entienden del todo el destino de los quelatos. Se cree que los quelantes naturales liberan el nutriente objetivo en la superficie del organismo para su absorción, liberándolo para que se una a otro elemento. Sin embargo, el destino de los quelatos no es tan simple. Hay pruebas de que las plantas y los microorganismos también absorben el nutriente en forma de quelatos. El nutriente se transfiere directamente en forma de quelatados o a un quelato diferente para su transporte interno. La forma en que los organismos interactúan con los quelantes depende del quelato, del nutriente que se quela y de la especie que lo utiliza. La esperanza de vida de los quelantes en el suelo está sujeta a numerosas fuerzas biológicas y químicas y todos se descompondrán con el tiempo, lo que requiere la liberación continua de nuevos quelantes.


Aplicaciones humanas para los quelantes.


Las reacciones quelantes fueron descubiertas por primera vez hace más de 100 años. Este descubrimiento dio lugar a muchas aplicaciones para los quelantes naturales y al desarrollo de numerosos quelantes sintéticos. Las primeras utilizaciones fueron para la salud humana y animal. Los suplementos de minerales quelatados tienen una eficacia mucho mayor que el consumo de minerales crudos e insolubles. El hierro quelatado fue uno de los primeros ejemplos. Hoy en día, muchos alimentos están fortificados con nutrientes quelados. No fue hasta la década de los 50 que los quelatos de hierro se aplicaron por primera vez a las plantas para hacerle frente a la deficiencia de nutrientes.


Los quelantes son ideales para abordar la deficiencia de nutrientes reactivos, pero también pueden ayudar a remediar las concentraciones tóxicas. La terapia de quelación de metales es el uso de quelantes para eliminar las toxinas de metales pesados acumuladas en el cuerpo. Del mismo modo, se están utilizando quelantes para aumentar la absorción de metales pesados por las plantas en proyectos de fitorremediación. Hoy en día los quelantes se utilizan en muchos procesos industriales y productos de consumo, incluyendo jabones y detergentes. Estando tan extendidas, las implicaciones de los quelantes, especialmente las de los quelantes sintéticos persistentes, son una preocupación medioambiental incierta y objeto de muchas investigaciones.

Quelatos sintéticos y naturales.


Se han desarrollado varios quelantes sintéticos, pero los más usados en la nutrición de las plantas son el EDTA, el DTPA y el EDDHA. Cada uno de ellos tiene un rango de estabilidad de pH diferente, lo que los hace adecuados para las distintas condiciones. El EDTA es un quelante muy eficaz y estable en el rango de pH en soluciones hidropónicas y en la mayoría de suelos de jardines. Con un pH superior a 6.5, el EDTA comienza a disociarse. Para suelos de pH alto y calcáreos, el EDDHA es una opción mejor, aunque más costosa. En comparación con los quelantes naturales, los sintéticos tienden a ser más estables y resistentes a la descomposición. Las primeras investigaciones sugirieron que las plantas no absorben quelatos sintéticos, pero que el elemento quelatado se libera en la superficie de la raíz, lo que significa que una sola aplicación del quelante podría tener un efecto duradero. Sin embargo, esto no es cierto. Las plantas absorben los quelantes sintéticos y sus productos de descomposición. Sin embargo, la mayoría de los micronutrientes quelatados no se absorben con su quelante, ya que las concentraciones de tejido vegetal del elemento quelatado no equivalen a la concentración del quelante. La biología del suelo descompone los quelantes sintéticos y bajo condiciones estériles éstos persisten mucho más tiempo en los medios de cultivo.


Como se mencionó anteriormente, hay una serie de quelantes naturales que se han convertido en productos comerciales. En los últimos años los quelatos de aminoácidos se han puesto de moda en la agricultura. El uso de los nutrientes quelatados de aminoácidos para la salud humana y animal existe desde la década de los 60, pero su uso en la agricultura es muy reciente.

No todos los quelatos de aminoácidos del mercado son iguales. Un quelante efectivo debe ser soluble, disponible en plantas y formar fuertes conexiones. No todos los aminoácidos satisfacen estos criterios ya que varían mucho en el tamaño y la fuerza de adhesión. Los pequeños aminoácidos que pueden ser fácilmente absorbidos por las raíces de las plantas, como la glicina, muestran una mayor eficacia. Dado que los aminoácidos - bloques de construcción de proteínas - se derivan de las plantas, son utilizados por ellas y fácilmente descompuestos por los microorganismos del suelo, pueden ser una opción excelente y respetuosa del medioambiente. También se ha descubierto que las plantas pueden utilizar aminoácidos como fuente de nitrógeno, lo que les da un valor adicional como fertilizantes. Hay muy buenas pruebas de que los quelatos de aminoácidos son tan o más eficaces que los sintéticos. Sin embargo, faltan datos con base científica y distintos estudios han mostrado resultados contradictorios. Es probable que la incoherencia se deba a las diferencias en los tipos de aminoácidos, las condiciones de crecimiento y las especies vegetales. Muchos productos amino quelatados no lo son realmente, sino que son compuestos más débiles. Se necesitan más investigaciones para identificar los límites de la eficacia de los amino quelatos.


Los ácidos fúlvicos son otra sustancia natural utilizada para aumentar la disponibilidad y absorción de nutrientes. Los ácidos fúlvicos son más parecidos a los compuestos que a los quelatos. Igual que con los aminoácidos, no todos los ácidos fúlvicos son iguales. Son un grupo de ácidos orgánicos clasificados por su peso y solubilidad. Los ácidos fúlvicos son productos de descomposición relativamente estables. Una cantidad de abono terminado contendrá algo de ácido fúlvico, pero la gran mayoría de los productos en el mercado son fracciones de materia orgánica de antiguos depósitos llamados Leonardita. El compuesto fúlvico está aislado de los ácidos húmicos de mayor peso molecular. Los ácidos fúlvicos de bajo peso molecular estimulan el ciclo de los nutrientes y aumentan su disponibilidad. Ellos ayudan a mantener los nutrientes de manera disponible, pueden ser absorbidos por las raíces de las plantas, y son una fuente de alimento para los microbios del suelo que ayudan con la devolución de los nutrientes.

Si bien los micronutrientes sólo son requeridos en pequeñas cantidades por las plantas, sin ellos la vida no podría existir. En los suelos de los jardines, las carencias de micronutrientes suelen deberse a una disponibilidad limitada, no a una reserva de suelo inadecuada. En la hidroponía, la oferta es la causa más frecuente, aunque las condiciones en los medios de cultivo y los desequilibrios de los nutrientes podrían estar induciendo a deficiencias. Añadir más de un nutriente puede en realidad exacerbar una deficiencia o inducir a otras si la causa no se diagnostica con precisión. Cuando se trata una deficiencia real de hierro, zinc, cobre o manganeso, se debe elegir una forma quelatada para mantener la solubilidad y la rápida absorción de la planta. Las aplicaciones vegetales de micronutrientes quelatados son la forma más rápida de remediar una deficiencia. Las deficiencias ya son muy avanzadas y el rendimiento se reduce cuando se expresan los síntomas visuales. Monitorear de cerca los cambios en la solución de nutrientes y el pH del medio y la conductividad eléctrica ayudará a evitar costosas deficiencias antes de que ocurran.



PRODUCTS FEATURED / Productos Destacados: Solo-Tek Grow, LXR Black & LXR Gold.